CDMX | hola@vaniahernandez.com
Nadie "falla" en el parto

Cuando planeamos nuestro parto durante varias semanas o meses y al llegar ese momento, sale de diferente manera a la que esperamos, podemos llegar a sentirnos mal, tristes, decepcionada y hasta culpable con alguien más o con nosotras mismas.

Te lo cuento porque yo llegué a sentirme así.

Durante meses planee mi parto perfecto; un parto en agua, con mi doula, haciendo ejercicios y movimientos, libertad de movimiento, el cuarto decorado y demás cosas. Pero no terminó así.

Mi parto terminó en cesárea, una muy bonita cesárea, pero al fin y al cabo, cesárea.

[Te interesa leer: Cesárea, la otra forma de parir]

Al principio sentía que tanta preparación valió para nada. Me sentía impotente, me sentía inútil, me sentía que no era suficiente mujer porque no fui capaz de parir a mi hijo. Todo mi embarazo siempre fue mi mayor miedo ese, no poder parir. Y al final, mi mayor miedo se volvió realidad.

Hoy, después de mucha noches de llorar, de muchas cosas que sanar, después de pensar y sentir desde donde venía esta culpa, después de utilizar todo mi conocimiento y trabajo espiritual, después de mucho estudio me di cuenta de algo: nadie “falla” en el parto.

No hay un parto perfecto. El parto perfecto lo creamos nosotras mismas con nuestras expectativas y con nuestros sueños, pero aunque algo no salga del modo que lo planeamos debemos ser lo suficientemente capaces de amar y aceptar el modo en que nació nuestro bebé.

¿Por qué?

Porque dimos vida, porque somos poderosas, porque somos ta capaces que formamos y creamos vida dentro de nosotras. Porque sí.

Y al decir que debemos ser capaces de amar y aceptar nuestro parto no me refiero a que si vivimos violencia obstétrica amaremos esos horribles momentos. No. Simplemente es darnos cuenta que para algo pasan las cosas y para algo vivimos ese momento como lo vivimos.

Probablemente lo vivimos para cambiar el modo en que vemos los partos, para aprender a soltar y ser menos apegada, para aceptar que hay diferentes formas de nacer, para comenzar una nueva vida, para tener menos ego, para ser más valientes, e infinidad de cosas más. Simplemente es hacer una introspección y pensar para qué vivimos ese parto.

En mi caso, después de muchos días en vela, después de muchas lágrimas y después de mucha culpa me di cuenta que viví el parto que tuve para varias razones:

  • Pensaba que parir era el mejor modo en el que puede nacer un bebé. Y a pesar de que sí, los beneficios son muchos, no hay nada de malo con tener una cesárea. Es igual de válido y no es más ni menos. Es un parto.
  • Planear y pensar en los peores escenarios posibles: Como creí que sí podría tener un parto vaginal, nunca planeamos el peor escenario y cuando llegó, no supimos cómo reaccionar. Vivimos solos en esta ciudad así que tuvimos que pedir ayuda a mi suegra para que viniera a apoyarme con las cosas de la casa. Siempre hay que estar preparadas para cualquier cosa, así no sea agradable planear algo que no quieres, es lo mejor.
  • Ayudar, apoyar y contener a mujeres que pasen por lo mismo: Sé que esto que viví me ayudará mucho  cuando alguna de las mamás a las que acompañe en su parto viva eso o algo similar. Haber vivido una cesárea no me hace mejor doula pero sé que en mis habilidades puede estar comprender estos momentos y ayudar a vivir el duelo del parto soñado de un mejor modo y y vivirlo como si hubiera sido el planeado y esperado
  • A entender que cada quien tiene su historia y su camino. El alma de mi bebé decidió nacer así por alguna razón y debo de aceptar que no todo está en mis manos y que por algún motivo, que algún día sabré o quizá no, su alma quiso y necesitó nacer de ese modo. Aceptarlo.

No es fácil pasar por este camino pero en tribu es mejor. Busca una tribu de contención y apóyate en mamás que hayan vivido un parto de un modo que no habían planeado. Contáctame si lo necesitas. Puedo apoyarte y apoyarnos juntas para darnos cuenta que nadie “falla” en el parto.

Foto Nacimiento en Shutterstock
Nadie "falla" en el parto
Etiquetado en:            

10 pensamientos en “Nadie "falla" en el parto

  • octubre 29, 2016 a las 10:18 am
    Enlace permanente

    Totalmente de acuerdo el punto es amar la vida, apreciar que somos capaces de disfrutar a nuestros amores no importando la forma en que lograron llegar a este mundo, porque parir por cesárea también es parir. Porque bendito Dios tuvimos final feliz. Hermoso post, besos.

    Responder
  • octubre 29, 2016 a las 11:11 pm
    Enlace permanente

    Me encanto tu publicacion, yo aun no termino de sanar en cuanto a mi sentir de este ultimo parto, fue cesarea despues de haber tenido dos partos vaginales, pero el ver a mi bebe me hace sentir un poco mejor, gracias a Dios como haya nacido, mi bebe esta aqui conmigo. Muchos saludos

    Responder
  • octubre 30, 2016 a las 12:58 am
    Enlace permanente

    Hace poco hablábamos tú y yo de esto, cómo ambas esperábamos tener parto natural y terminó en cesárea. Es muy difícil cuando nos imaginamos un momento tan importante en nuestras vidas de cierta manera y resulta que no sucede así. Pero debemos reconocer, que parto vaginal o cesárea, tenemos el poder de dar vida. Te mando un fuerte abrazo.

    Responder
  • octubre 30, 2016 a las 10:46 pm
    Enlace permanente

    ¡Cuánta razón tienes, Vania! Yo aún sigo pensando si hubiese podido hacer algo para evitar la cesárea. Ese sentimiento es inevitable, claro que da coraje porque en mi caso puse todo en manos de los doctores y en ese momento aún no me orientaba sobre estos temas. Me encanta esto de bloguear y leerlas.

    Saludos.

    Responder
  • octubre 31, 2016 a las 10:17 am
    Enlace permanente

    Qué te puedo decir si mis tres bebés nacieron por cesárea?
    En diferentes maneras te preparas con la esperanza de que esta ve si se pueda, sólo con el menor me tocó vivir el proceso de parto y al final fue cesárea. Te comprendo perfecto y doy la razón, nadie falla.
    Abrazos bonita.

    Responder
  • octubre 31, 2016 a las 2:04 pm
    Enlace permanente

    Gracias por compartir tu experiencia con otras madres. El parto es una experiencia tan personal que así nos lo cuenten otras mamás nunca será igual entre una y otra.
    Saludos!

    Responder
  • noviembre 7, 2016 a las 10:20 am
    Enlace permanente

    Alguna vez leí que es el bebé quien escoge la manera en la que desea nacer. Nosotros sólo somos su canal. Saludos.

    Responder
  • junio 22, 2017 a las 7:16 pm
    Enlace permanente

    Te mando un abrazo, gracias por compartir este camino conmigo. Se que llegara un punto en que sera menos doloroso.

    Responder
  • junio 24, 2017 a las 3:36 pm
    Enlace permanente

    Identificada totalmente … Yo ni por la cabeza me imaginaba una cesárea.. cuando todos mis planes cambiaron literal de la noche a la mañana .. wow fue muy dororoso todo el proceso .. bendito el creador tuve personas que me acompañaron a que ese dolor se convirtiera en el amor coN el cual quería recibir a mí bbo … Después comprendí que bb había decidió llegar así a este mundo, lo cual fue muy reconfortante y verle feliz siempre y el mejor regalo su vida y yo poder haber sido el medio ha sido lo más hermoso k me ha pasado … Ahora con mi segundo embarazo me siento más relajada aunque sigue mi espinita de tenerlo de forma natural por medio de parto respetuoso y humanizado aunque todo se perfila para cesárea … Igual el mensaje es .. se parir aún siendo cesárea … Será bienvenida mi bba de cualquier forma en que ella decida venir … Lo haré con tomo mi amor y sin dolor de lo k hubiese sido .. se dar a luz .. se parir y lo más grandioso con mucho amor … Gracias por compartir y saber k no soy la única que ha pasado por esto … Gracias infinitas gracias

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.