CDMX | hola@vaniahernandez.com
Hoy no quiero ser mamá

Siempre se habla de lo bonito de la maternidad, de lo hermoso que se siente dar a luz a un ser puro y lleno de luz, de lo emocionante que es verlos crecer y lograr nuevas cosas… Pero pocas veces se habla de lo feo, de cuando no lo disfrutas ni tantito, de cuando te equivocas y lloras porque crees que eres la peor madre del mundo o cuando de plano dices “ya no quiero” o “ya no puedo”.

Mi esposo y yo tomamos la decisión de que dejaría de trabajar para estar con mi bebé al 100% por lo menos los primeros meses y han sido meses maravillosos, pero también tengo planes de vida y de trabajo, así que estos meses no me he dedicado del todo a mi bebé.

Nunca he planeado cargarles toda mi vida a mis hijos, ya que cuando ellos sean mayores, no quiero que seamos una carga para ellos; así que tengo claro que mi vida laboral debe seguir, quizá no del mismo modo que antes porque estoy segura que no quiero trabajar nuevamente en una oficina de 9:00 am a 6:00 pm y ver a mis hijos solo un par de horas antes de que duerman… Y afortunadamente mi trabajo me permite hacerlo, ya que como saben soy doula.

Estos 6 meses han sido maravillosos pero también retadores, porque no he dejado de hacer mis planes de trabajo, mis estudios, mi blog, mis amistades y demás… Sin dejar a un lado el mantenimiento de mi casa, lavar, limpiar, cocinar, encargarme de que siga en pie… Además de cuidar 24/7 a mi bebé…

¿Sabes? A veces es demasiado abrumador y siento que hoy no quiero ser mamá

Son las 12:03 de la mañana y por fin tengo unos minutos para mí sola, sin escuchar el llanto de mi bebé.

Ahorita está pasando por la etapa en la que se da cuenta que mamá es un ser independiente a él y el miedo a que sea abandonado es enorme, así que llora si me paro del piso para ir por sus pañales, llora si voy al baño, llora si lo pongo en su silla para comer, llora, llora, llora… POR TODO.

Y a veces pienso si en verdad voy a poder seguir con todo esto, porque la maternidad es más que risas y felicidad…. Es llorar a las 12 de la madrugada porque sientes que ya no puedes, porque quisieras pedir esquina, porque quisieras salir corriendo y no regresar en muchas horas.

En esos momentos hasta quisiera regresar a mi trabajo de oficina y desconectarme de mi hijo por unas horas, no escuchar el llanto constante, no vivir entre pañales y carriola y juguetes.

Y hay días como hoy, que estoy llorando mientras te escribo a ti, que también eres mamá para que sepas que no estás sola, que es normal sentirte abrumada y con ganas de salir corriendo.

Mi hijo es lo más maravilloso que me ha pasado, es el ser al que más amo y soy feliz de ser madre, soy feliz de que él me haya hecho madre… Pero una cosa no anula a la otra.

Estoy cansada, agotada, estresada… La maternidad es lágrimas, es sentirte sola, tener dudas, querer detener todo por un momento.

Y eso sirve, detener todo por un momento. Sentarte a pensar y a calmarte. Contar hasta 10 o hasta 100, ver en perspectiva y darte cuenta que ese ser que trajiste al mundo es maravilloso y te necesita.

Es válido pedir esquina y sentir que ya no podemos, es nuestro cuerpo alzando la voz, así que escúchalo y no dejes que esa voz se apague. Cuídate, porque si no estamos bien nosotras, no podremos estar bien con nuestros hijos.

La maternidad es como las máscaras de oxígeno de los aviones, porque aunque suene egoísta, primero debemos estar a salvo nosotros para mantenerlos a salvo a ellos.

Foto Mujer triste en Shutterstock
Hoy no quiero ser mamá
Etiquetado en:            

Un pensamiento en “Hoy no quiero ser mamá

  • mayo 11, 2017 a las 10:08 pm
    Enlace permanente

    Que buen post, soy mamá primeriza de una bebé de casi dos meses, y de verdad ha Sido difícil, nadie te prepara para el postparto, en las clases solo te cuentan lo bonito de ser mamá. Me identifico. Desde ahora tienes una lectora más. Besos.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.