CDMX | hola@vaniahernandez.com
Carta a una madre primeriza

Querida mamá primeriza:

Hola, te hablo desde el corazón como la madre primeriza que soy.

Los primeros días del nacimiento de tu bebé serán un poco caóticos y diferentes a lo que estabas acostumbrada; antes tenías tiempo para ti y tu pareja, podías ir al baño con tranquilidad, tomar duchas de una hora sin preocupaciones e interrupciones, el dinero de tu quincena podías gastarlo en casa o en tu pareja y tú, en fin… la vida era tuya.

Tu vida tendrá un nuevo sentido y aunque tu bebé no lo será todo, se convertirá en tu mayor alegría.

Los primeros días serán los más difíciles pero te aseguro que los más alegres, será el comienzo de tu nueva etapa como mamá; al nacer tu bebé, naces como madre. No te preocupes si aún no identificas sus llantos, pronto lo harás; no te preocupes si te da miedo bañarlo, se te quitará en unos días; no te acongojes si tienes problemas de lactancia… Todo eso pasará, comenzarás a entenderte con tu bebé, lo conocerás y todo será un poco más fácil.

¡Cree en tus instintos! No te dejes guiar únicamente por lo que dicen las revistas, tu madre, tu suegra o las amigas, nadie mejor que tú como mamá sabrá qué es lo mejor para su bebé. Somos mamíferas, sabemos qué hacer y cómo hacerlo, solo que la sociedad nos ha cegado y necesitamos a los libros o consejos de alguien más para sentirnos seguras.

Si te dan consejos, acéptalos y después decide qué es lo mejor para ti, para tu familia y para tu bebé. Cuando algo no te convenza, agradece y punto. No tienes que seguir todos los consejos ni tienes que darles la razón. Sé que es frustrante que a veces la gente te diga que estás haciendo algo mal cuando tú crees lo contrario, pero de nada te sirve enojarte. Hay que aprender a agradecer y punto.

Cárgalo, bésalo, abrázalo y nunca dejes de demostrarle todo tu amor. No des por hecho que tu hijo sabe que lo amas, es importante que se lo digas, repitas día a día, demuestres en cada acción y palabra.

Mantén tu vida y tus retos siempre, no permitas que la maternidad te coma. Así seas ama de casa o trabajadora en oficina, dedícate a tus proyectos o hobbies, esto te ayudará a no dejar caer en sus hombros toda tu vida. Recuerda que tu bebé un día será todo un hombre o una mujer y emprenderá su vuelo, no quieras volar con él toda la vida. Enséñale a volar y déjalo volar cuando sea necesario. Vuela tú con tus propias alas y tus propios sueños. Enséñale a luchar por sus sueños y retos. Enséñale a no rendirse.

Cuando estés con él, no permitas que tu celular sea más importante. Demuéstrale que es importante para ti y ponle atención. Cuando quiera jugar contigo, ponte a su nivel y deja salir a tu niño interior, no quieras controlar su juego, déjate llevar por su imaginación e inocencia. Cuando te pida algo y no puedas cumplirlo, sé sincero con él, no le mientas ni crees historias falsas en él. Sé honesto y háblale con la verdad, no quieras pintarle un mundo color de rosa cuando está lleno de colores.

Disfruta mucho cada etapa. Dicen que el tiempo pasa de volada y que “esa” etapa nunca la volverá a repetir. Ninguna etapa se volverá a repetir. Disfruta del primer pañal sucio, de no poder quitar el meconio de sus nalguitas, de la primera vez que te muerda el pezón, de la primera vez que sostenga su cabecita, de la primer risa, el primer llanto, el primer grito, el primer balbuceo. Disfruta cada día, cada semana, cada mes, cada año. Disfruta sus primeros pasos, su primer ida al colegio, su primer 10, su primer materia reprobada. Disfruta la primera vez que salga en la escolta o gane un premio, disfruta la primera vez que pierda o que todo le salga mal. Disfruta su primer beso, su primer amor. Disfruta cada una de las etapas de tu hijo, ya que nunca se volverá a repetir. Da lo mejor de ti en cada uno de los momentos y atesóralos en tu memoria. Sé su mejor apoyo cuando lo requiera y aprende a dar un paso atrás cuando así te lo pida. Sé su madre, su compañía, su paño de lágrimas y su consejera. No trates de ser su mejor amiga, no es necesario. No necesitas serlo para quererse mutuamente o para que confíe en ti. Dale amor, siembra en él confianza, no lo juzgues, permite que te cuente cosas, no te rías de él, no disfrutes su sufrimiento; siempre dale amor.

Querida mamá primeriza, sigue tu corazón y vive con el corazón. Llena a tu hijo de amor y nunca dudes de ti.

Foto Nueva mamá en Shutterstock
Carta a una madre primeriza
Etiquetado en:                

7 pensamientos en “Carta a una madre primeriza

  • mayo 7, 2016 a las 1:44 am
    Enlace permanente

    Hermosa carta, muchas cosas que mencionas me sucedieron, sobre todo el de seguir mi instinto y no dejarme guiar tanto por las opiniones.
    Te deseo un muy feliz día de las madres.

    Responder
  • mayo 7, 2016 a las 3:40 am
    Enlace permanente

    Muy linda carta, con muy buenos consejos para todas las mamás primerizas, yo recuerdo, como tú, que los primeros días fueron los más difíciles, pero también los más hermosos, me la pasaba abrazando y durmiendo con mi bebé, extraño esos días. ¡Felíz Día de las Madres!

    Responder
  • mayo 7, 2016 a las 12:13 pm
    Enlace permanente

    Muy cierto! Me encanto la carta! Los primeros días son los más difíciles pero llenos de momentos especiales! A mí me preguntaban: por qué llora la bebe? Y yo…eh? No tengo idea! Con los días aprendí a leerle la mente jajaja besos y feliz día de las madres!!

    Responder
  • mayo 10, 2016 a las 9:21 am
    Enlace permanente

    Van! Tus palabras son tan naturales y directas del corazón… Gracias por este hermoso post 🙂

    Responder
  • mayo 10, 2016 a las 9:25 am
    Enlace permanente

    Qué linda manera de expresar todo lo que vive una madre primeriza, gracias por compartir Van!
    Feliz día!

    Responder
  • junio 3, 2016 a las 12:02 am
    Enlace permanente

    Te dije que lo dejaria para un momento especial, y creo que no pude elegir mejor momento que este disfrutare esta etapa y dejara de estresarme asi como dices. Gracias por tan lindas palabras.

    Responder
    • junio 26, 2016 a las 4:06 pm
      Enlace permanente

      Angie, muchas gracias por leer. Eres una mujer increíble y con mucha lucha. Recuerda que lo que hagas con tu bebé será lo mejor que puedas hacer, dejando a un lado lo que la gente diga que se deba hacer, es más importante lo que puedas hacer como madre. Lo mejor que puedes dar como madre es ser feliz y hacer a tu bebé feliz. Abrazo!

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.