CDMX | hola@vaniahernandez.com
16 razones para tener una doula posparto

En los últimos años la preparación al parto, los cursos psicoprofilácticos y los partos humanizados han capturado la atención de muchas mujeres y familias, buscando una manera más respetada y amorosa de darle la bienvenida a un nuevo bebé, permitiendo a las mujeres ser protagonistas de uno de los momentos más importantes y profundos de sus vidas.

En el mejor de los escenarios, la mamá toma clases de yoga prenatal, va a las clases del curso, contrata una doula, busca un hospital que permita el parto humanizado, decide dar una alimentación más natural y benéfica con la lactancia materna… Llega el momento del parto y TODO MÁGICO. Al otro día sale del hospital y se dirigen a casa.

Llega el momento de la verdad. Encontrarte con que tienes a un bebé, frágil y necesitado de atención, que toma más leche de lo que pensabas y te encuentras, tú y tu pareja en general, con un agotamiento impresionante. No estás segura de qué estas haciendo y eso puede generar bastante dudas, miedos, preocupaciones y toda una gama de emociones que no puedes controlar. 

Llegas al postparto… Ese momento del que poco se habla honestamente, para el que pocas mujeres se preparan, ese momento al que, sea como sea el parto, llegarás. Y muchas veces se llega sin herramientas. Como quien dice, vamos a la guerra sin fusiles.

Te interesa leer: Lo que me hubiera gustado saber del post parto

Las doulas post parto somos mujeres preparadas física y emocionalmente para apoyar a las madres en su maternidad y post parto. Nuestro trabajo es apoyarte con información, apoyo, acompañamiento, herramientas, tips e incluso rituales para que vivas tu maternidad más contenida y empoderada.

Si aún tienes dudas de cómo te puede apoyar una doula en tu postparto, aquí te dejo 16 razones para tener una doula después del nacimiento de tu bebé.

  1. Recibirás el apoyo emocional necesario para comenzar tu camino como madre. Podrás sentirte más segura de las decisiones que tomas en tu maternidad y tendrás más confianza en ti misma.
  2. Estarás cuidada y apapachada por una mujer que estudió y/o ha vivido una maternidad, teniendo conocimiento y experiencia acerca de qué necesitan las mamás en post parto. Las doulas somos expertas en apoyo emocional, escucha activa y empatía.
  3. No te sentirás juzgada en tu aprendizaje al cuidar un recién nacido. Nadie nace sabiéndolo, aprendemos con los consejos y la experiencia del día a día. Una doula te ofrece apoyo y comprensión para que el aprendizaje y la transición sea suave y pacífica.
  4. Al tener una doula, podrás ir creando una relación de confianza para poder soltar. ¿Soltar qué? Lo que te permitas, por ejemplo tomar una ducha o una siesta mientras te cuida a tu bebé.
  5. Traer un bebé al mundo es una transición para toda la familia, incluidos padres, abuelos y hermanos pequeños. Las doulas post parto comprendemos esto y te podemos ayudar a que toda la familia se adapte y acomode, dando consejos, herramientas y apoyo para lograrlo.
  6. Tener una doula post parto a tu lado durante la lactancia materna ayuda a que tengas más éxito. Sentirte apoyada y ayudada puede ser muy benéfico durante la frustración y cansancio que implican los primeros meses de lactancia.
  7. Recibirás consejos en cualquier etapa de la maternidad en que te encuentres. Desde cómo dormir a tu bebé, los saltos de crecimiento que está viviendo, tus emociones, los cambios en tu cuerpo y muchos temas más.
  8. Tu doula te cuidará a ti, para que tú puedas cuidar a tu bebé. Si mamá está bien, lo más probable es que bebé esté bien.
  9. Si tienes dudas acerca de qué productos son necesarios para tu bebé y cuáles son mera mercadotecnia, tu doula puede guiarte para evitarte hacer gastos innecesarios.
  10. Si tu doula no tiene conocimientos extensos en otras áreas, como porteo, lactancia, será capaz de canalizarte con algún experto en el tema. Las doulas tenemos una gran red de trabajo para apoyarte en tu camino maternal.
  11. Podrás tener compañía virtual y presencial, no sentirte sola y buscar apoyo cuando lo sientas necesario. Si así lo deseas, tu doula puede ser un hombro para llorar, una amiga en quien confiar, una mujer para espejearte y un apoyo constante.
  12. Las doulas estamos entrenadas para reconocer signos y síntomas de baby blues y depresión post parto. Las doulas podemos decirte qué es “normal” y prender un foco rojo cuando haya una alerta.
  13. Podrán tú y tu pareja conocer cuáles son los cambios por los cuáles transitarán, empatizar con las emociones que tendrán y así lograr una mejor relación.
  14. Las doulas post parto también acompañamos y apoyamos a madres que tuvieron una pérdida gestacional o perinatal. El post parto a veces llega cuando hay unos brazos vacíos y se necesita tanto apoyo para transitar el duelo y avanzar en el proceso.
  15. Algunas doulas como yo hacemos rituales y terapias de sanación, tenemos conocimiento en Flores de Bach, aceites esenciales y baños y cierres post parto, además de otros conocimientos como urgencias en mujeres puerperas, duelo gestacional y perinatal o señales de alarma en el bebé.
  16. Y la última, la más importante, ¡PORQUE TE LO MERECES!

Te interesa leer: Baños de hierbas post parto, ¿para qué sirven?

Foto de portada Apoyo emocional en Shutterstock
16 razones para tener una doula posparto
Etiquetado en:            

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.