CDMX | hola@vaniahernandez.com
Las visitas en el post parto

Recuerdo que después del nacimiento de bebé, con una cesárea inesperada y el cuello contracturado, no pude hacer casi nada durante una semana. De verdad agradecí que mi esposo tuviera una semana libre en el trabajo, así que él se hizo cargo de comidas, limpiar la casa, ayudarme a levantarme e incluso a pasarme al bebé para darle pecho ya que era muy incómodo moverme para acercarlo a mi.

Afortunadamente el dolor se fue muy rápido y pude comenzar a hacer más cosas pero no estaba lista para las visitas.

En el hospital, recibimos una visita, que en el fondo, no fue del todo agradable para mi. Recién parida por cesárea, sin poder moverme con facilidad ya sin anestesia epidural y solo ketorolaco, definitivamente no es el mejor escenario para recibir visitas.

[Leer: Cesárea, la otra forma de parir]

Durante las siguientes semanas llegaron visitas que agradecí y otras que hubiera agradecido que llegaran un poco después.

En el post parto, además de estar con una revolución de hormonas, la recuperación no es del todo fácil para algunas mujeres (y no me refiero del todo a la parte física, si no a la emocional), acostumbrarse al nuevo bebé, al nuevo ritmo de vida, aprender cómo cuidar a un bebé y entender qué significa cada llanto del bebé no es fácil. Entendamos esto y ayudemos y apoyemos del mejor modo a cada mamá.

Creo que las visitas deberían ser del siguiente modo:

  • En el hospital deben ser rápidas y sin opinar mucho (por favor)
  • En casa de preferencia recibirlas al mes o por lo menos dos semanas después del parto y que sean visitas cortas y en horarios prudentes, ni muy temprano, ni muy tarde
  • Que las visitas lleven algo de comida, ya sea fruta, gelatinas, un platillo favorito de la mamá, jugos o tés
  • Si no es posible, por lo menos llevar algún regalo o detalle (no necesita ser algo muy caro) para hacer los primeros días con el bebé más llevaderos
  • Ir con intenciones de ayudar con alguna actividad de la casa, ya sea con los trastes o a limpiar un poco
  • Si la mamá tuvo un parto de un modo que no planeaba o vivió violencia obstétrica, por favor no menciones esas cosas, en vez de eso di frases agradables como “¡Lo has hecho increíble!” o preguntas como “¿Cómo te sientes, necesitas ayuda, te falta algo?”. Siempre es bueno hacerle ver a la mamá que estamos de su lado

Si eres mamá, te recomiendo lo siguiente:

  • Que no te de pena pedir ayuda. No porque antes eras la mejor anfitriona lo tienes que ser ahora, pide lo que sea necesario
  • Puedes evitar las visitas durante unas semanas manteniendo a familia y amigos informados de la salud y estado del bebé, con fotos y videos para que no se sientan excluidos, hasta que te sientas lista para recibir visitas
  • Si varias personas de una misma familia o amigos planean visitarte, diles que hagan un grupo y vayan todos juntos en un mismo día
  • Habla con tus amigos o familiares de cómo te sientes, por si en algún momento se te sale algún comentario medio raro (jaja), no lo tomen a mal
  • Si amamantarás a tu bebé, las visitas no te podrán ayudar a darle de comer a tu bebé (estoy completamente a favor de que las visitas y familiares que visiten deben ayudar en otras actividades de casa para que mamá y bebé fortalezcan su relación, se conozcan y lleguen a entenderse mejor), si quieren ayudarte, que lo hagan con algún otra actividad

Apoyemos a que las mamás tengamos un post parto feliz y saludable con visitas felices.

¿Qué le recomendarías a otras mamás para manejar de un mejor modo las visitas en el post parto? ¿Tuviste alguna visita post parto que te haya encantado? ¡Escribe en los comentarios de abajo!

Foto Mamá en casa en Shutterstock
Las visitas en el post parto
Etiquetado en:            

2 pensamientos en “Las visitas en el post parto

  • julio 4, 2016 a las 12:58 am
    Enlace permanente

    Yo creo que como primerizas, por lo menos yo siento que no pude planearlo porque no sabía exactamente como sería todo, que había tantos cambios y sobre todo la lactancia que se aprende básicamente lactando. Me chocaba que todas las visitas mujeres me vieran con las bubis de fuera, yo postrada en la cama alimentando a mi bebé y con un pezon partido 🙁
    Aún así recuerdo todo y me parece perfecto.

    Responder
    • julio 8, 2016 a las 1:00 am
      Enlace permanente

      Katty, es bien difícil lograr saber cómo queremos un post parto como primerizas. Casi nadie nos cuenta la verdad del asunto y lamentablemente casi nunca nos preocupamos por nosotras mismas al nacer nuestro bebé. Así como existen doulas para el parto, también las hay para el post parto. Creo fervientemente que una mamá feliz y plena puede dar todo de sí para criar a un bebé feliz, porque si nosotras no estamos felices y plenas, se vuelve más complicado. Al tener a alguien que simplemente nos escuche y que además sea una profesional en el asunto, creo que puede ser una salvación. Ojalá nosotras podamos dar consejos a las nuevas mamás y no sólo platicar de cómo se vive el parto… Si no también lo bueno y lo malo que se vive después. Abrazo!

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *