CDMX | hola@vaniahernandez.com
El nulo apoyo a la lactancia prolongada es una realidad

Me he unido a la lista de mujeres que han sido criticadas, juzgadas y atacadas por llevar una lactancia prolongada.

Hace un par de días comencé a recibir horribles críticas, las cuáles siguen retumbando en mi cabeza. He recibido comentarios de seres queridos muy importantes para mi, por lo que han sido demasiado fuertes y han tocado fibras sensibles en mi. Como sabes, defiendo a capa y espada la lactancia materna, a diestra y siniestra, ¿pero qué pasa cuando los ataques vienen de gente a la que sabes que no quieres abofetear por pensar barbaridades de dar la teta o que simplemente seguirás viendo durante mucha vida futura y pretendes seguir llevando una relación sino de uña y mugre, decente?

Pues es muy complicado.

Partamos desde el principio: Las recomendaciones

Diferentes organizaciones mundiales son muy claras con sus recomendaciones para la lactancia materna “prolongada”:

La OMS recomienda la lactancia materna exclusiva durante seis meses, la introducción de alimentos apropiados para la edad y seguros a partir de entonces, y el mantenimiento de la lactancia materna hasta los 2 años o más.

 

El UNICEF inicio de la lactancia materna durante la primera hora después del nacimiento; lactancia materna exclusiva durante los primeros seis meses; y lactancia materna continuada durante dos años o más, junto con una alimentación complementaria segura, adecuada desde el punto de vista nutritivo y apropiada para la edad, a partir del sexto mes.

 

La AEP recomienda: a partir de los 6 meses, y hasta el año de edad, después de la toma al pecho se le pueden ofrecer paulatinamente otros alimentos. De esta forma el bebé los aceptará mejor y aseguraremos que recibe todas las calorías y nutrientes que necesita. Madre e hijo/a deben decidir hasta cuando mantener la lactancia. Dar el pecho más allá de los dos años de edad del lactante, aunque poco frecuente, sigue siendo beneficioso para ambos. Cuando llegue el momento del destete, se realizará de forma progresiva y lenta, para evitar problemas tanto al bebé como a su madre.

 

La ABA Cada leche de mamífero es única y adecuada para los jóvenes de esa especie. La leche materna es la alimento para bebés humanos. Contiene todos los requisitos necesarios para el desarrollo del bebé los primeros 6 meses y sigue siendo la parte más importante de la dieta del bebé, con la adición de alimentos hasta alrededor de 12 meses. La leche materna sigue siendo una valiosa fuente de nutrición y protección inmunológica durante 2 años y más. La lactancia materna forma parte importante del bienestar físico y emocional de la madre y de su hijo durante el tiempo que el niño amamanta.

 

La lactancia materna debe continuar con la adición de alimentos complementarios durante la segunda mitad del primer año. La lactancia materna más allá del primer año ofrece beneficios considerables tanto para la madre como para el niño, y debe continuar mientras se desee. Los médicos familiares deben tener los conocimientos necesarios para promover, proteger y apoyar la lactancia materna, dice la AAFP.

 

Y muchas más organizaciones que apoyan y buscan incentivar y subir los niveles tan bajos que tenemos de lactancia materna.

[Te interesa leer: ¿Por qué no damos el pecho en México?]

[Te interesa leer: Lactancia materna en México, falta mucho por hacer]

¿Lactancia vs fórmula láctea?

En mi trabajo, mi objetivo primario es buscar y lograr que todas las madres estén acompañadas y sean respetadas en todas las decisiones de su maternidad. Por supuesto que desde este lado, basándome en la evidencia científica, el instinto y la necesidad humana de buscar la mejora de mi familia y del mundo, siempre promuevo la lactancia materna, el parto humanizado y respetado, el colecho, la crianza positiva y con apego seguro.

Todas estas ideas, que muchos llaman “ideas de ahora” no son más que acciones que realizábamos antes de que la industrialización del mundo, antes de querer hacer un negocio rápido y caro de todo y sobre todo de este lado: del nacimiento y de la alimentación de los niños del mundo. Son ideas que durante muchos años funcionaron, que nos permitían a las madres realizar las cosas que nos nacían sin la necesidad de que un doctor nos dijera qué hacer, por ejemplo pujar y parir. (Ojo: no significa que nosotras tengamos que hacer todo o tener los conocimientos que tienen los profesionales de la salud de hoy en día, pero vamos, que un pediatra que ni siquiera tomó la clase de “lactancia materna” en la universidad porque es optativa, me venga a decir que mi leche ya es agua, pues me da un poco de risa y tristeza).

Es claro que la vida ha ido avanzando, que la tecnología es muy amplia y que hoy tenemos la facilidad y el acceso a más cosas que nos facilitan la vida, pero de qué nos sirve tener toda esta tecnología cuando no la utilizamos para lo que en verdad nos debería servir: para salvar vidas, para crear humanos más felices, más empáticos, más sanos y más respetuosos.

El hecho de que existan fórmulas lácteas, no significa que llegaron para desplazar a la lactancia materna. Sabemos claramente que los sucedáneos de la leche materna jamás serán como ella: jamás se adaptarán a lo que el bebé tiene o necesita porque no se compone de células vivas, jamás será completamente segura porque tiene que estar en contacto con agua que podría estar contaminada, jamás podrá absorberse casi el 100% de sus nutrientes, jamás será de tan fácil digestión porque no es lo que nuestros órganos están preparados para recibir, jamás podrá dar las defensas necesarias para protegernos siendo adultos, ancianos o incluso pasarlos a nuestras generaciones venideras. Entonces, la fórmula láctea jamás podrá ser ni será como la lactancia materna. 

[Te interesa leer: Lo que no sabemos sobre la lactancia materna]

¿Entonces de verdad necesitamos apoyo en la lactancia?

Definitivamente sí.

Porque poca gente tiene los conocimientos para apoyar e informar de manera correcta sin caer en los miles de mitos que la rodean, porque de pronto somos seres  insensibles y nada empáticos, porque creemos que un caso aislado hace todos los casos del mundo “Mi hijo no tomó pecho y uy, es bien sano“.

En un estudio realizado en Reino Unido en 2013, se encontró que las mujeres que amamantaban a niños mayores de un año se sentían criticadas, ridiculizadas o desalentadas por su decisión y que recibían comentarios acerca de que la lactancia prolongada era cómica, bizarra y sin sentido.

Y eso sucede en muchos países. Simplemente no en todos los países existen estos estudios que demuestran de manera cualificada cómo nos sentimos las madres que amamantamos de manera prolongada.

Necesitamos apoyo porque somos seres sociales, no vivimos encerrados en nuestras cuevas. Salimos a la tienda, al súper, a la plaza, al parque. Con nuestros amigos, familiares, conocidos. Salimos al trabajo, al curso, al taller, a la plática. Vamos con el doctor, el veterinario, el contador, el laboratorista, el carnicero, el carpintero, etc. Es decir, vivimos nuestra vida como seres sociales, convivimos entre todos, no podemos simplemente caminar e ignorar al resto del mundo, porque también necesitamos convivir, platicar, escuchar y aprender.

Entonces no podemos simplemente ignorar que cuando una mujer se siente señalada o juzgada por su familia, su pediatra, sus vecinos o el de la tienda, llegue a deprimirse, sentirse sola e incluso, destetar por la presión familiar y/o social.

¿Que tipo de comentarios a manera de crítica o juicio hemos recibido las madres que amamantamos de manera prolongada y qué sentimos?

Como te comentaba al principio del post, ya lo viví. Me dolió, lloré, grité, me afectó más de lo que pensé y después comprendí que para algo estoy pasando por esta situación y sé que una de las razones es para poder apoyar, acompañar y comprender a las mamás que están pasando por esta situación, porque el vivir algo parecido a ellas, me da una herramienta más para empatizar y dar mejores consejos, apoyos y empoderarlas.

Así que pregunté a mis amigas y conocidas, además de hacerlo en la página de Facebook, qué comentarios y mitos les han dicho alrededor de este tema, quién se los dijo y eso cómo las hizo sentir.

[metaslider id=2006]

Puedes ver todos los testimonios en este enlace.

Álbum en Facebook: La realidad de la lactancia prolongada

Además, si tú estás viviendo o recibiste ataques en relación a tu lactancia prolongada, te invito a que en los comentarios me lo cuentes y te pueda agregar a los testimonios.

¿Qué podemos hacer para mejorar el apoyo a la lactancia materna prolongada?

Primero: normalizándola.

Se dice que comienza desde dejar de decir la palabra “prolongada”, ya que puede mal interpretarse y parecer que es algo que se hace más allá del tiempo “normal o aceptado” que se debe dar la lactanca.

Al decir “normalizarla” me refiero aceptar que no tiene nada de malo amamantar a un niño que ya camina, corre, salta y brinca.

También es necesario empatizar. No porque seamos PRO LACTANCIA significa que seamos anti fórmula. Muchas de las personas que trabajamos en este mundo sabemos que la fórmula a veces es necesaria, en muy muy pocas ocasiones, pero llega a ser de mucha utilidad cuando es por necesidad y que se agradece que exista una fórmula láctea que haga un trabajo (minimizado y nunca igual) parecido al de la lactancia materna.

Lo que necesitamos es aceptar y empatizar con la gente que no da pecho, entender que en su vida, en su historia y en su momento, quizá están haciendo lo mejor que pueden con lo que tienen, incluso con las personas que nos atacan. Saber que muchas de esas personas están desinformadas y que en lo profundo de su ser, muchos o algunos de sus comentarios son enteramente para apoyar (aunque claro, hacen todo lo contrario). Así que pongámonos un poco en su lugar, no ataquemos, no juzguemos. Informemos y empoderémonos. Que nada ni nadie te quite tu poder de mantener una lactancia prolongada.

<3

Foto Lactancia Prolongada en Shutterstock

Fuentes

OMS | Estrategia mundial para la alimentación del lactante y del niño pequeño [Internet]: http://www.who.int/topics/breastfeeding/es/

Lactancia materna | Nutrición | UNICEF [Internet] 2015 https://www.unicef.org/spanish/nutrition/index_24824.html

Comité de Lactancia Materna de la AEP. Recomendaciones sobre lactancia materna. 2012 http://www.aeped.es/sites/default/files/recomendaciones_lm_26-1-2012.pdf

Australian Breastfeeding Association. Position Statement on Breastfeeding [Internet]. 2013 https://www.breastfeeding.asn.au/system/files/content/POL-Statement%20on%20Breastfeeding-V2.2-201311_1.pdf

American Academy of Family Physicians. Breastfeeding (Policy Statement) [Internet]. http://www.aafp.org/about/policies/all/breastfeeding.html

Link de interés

El nulo apoyo a la lactancia prolongada es una realidad
Etiquetado en:        

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *