CDMX | hola@vaniahernandez.com
El cuerpo post parto

Lexi Sinclaire salió a nadar con su pequeño de 4 meses y fue discriminada por no tener un cuerpo de revista, por no estar “completamente recuperada” después de dar a luz, por ser natural.

Esto fue lo que publicó:

Hoy llevé a mi hijo de 4 meses a la alberca. Mientras le ponía a Christian su gorra de nadar, una mujer de unos 50 y tantos se acercó y comenzó a platicar conmigo acerca de Christian. Preguntándome su edad, cuánto pesa, cómo duerme, etc. Después me dijo que los hombres de la alberca se sentirían más cómodos si yo estuviera en un traje de baño de una pieza porque mi bikini no era apropiado para una madre, en especial una madre que “sigue recuperándose”.

Cualquiera que me conozca sabe que tengo varias palabras para esta loca y ruda mujer, pero en su lugar, solo sonreí, besé a mi hijo y le dije “Estoy orgullosa de mi cuerpo. En un año gané 22 kilos y perdí 17. Creé un ser humano y di a luz a un hermoso milagro. Mi cuerpo alimentó a mi hijo. Así que no, mi cuerpo no será la visión más sexy para otros hombres. Mis estrías y mi panza pueden no ser sexis, pero son la prueba de que he hecho algo maravilloso y tengo un hombre que me ama y ahora me encuentra aún más sexy y hermosa.

Para ser honesta, me importa un bledo lo que piensen otros hombres o una tonta remilgosa como usted. Aún así, que tenga un buen día.

image

 

Lamentablemente vivimos en un mundo donde es muy importante nuestro aspecto físico, los medios, la familia y la sociedad nos han hecho creer que la perfección y la belleza radica únicamente en nuestro aspecto físico. Que los pechos caídos, las estrías y la panza “de globo” son cosas que debemos procurar no tener usando brasieres incomodísimos, no dando pecho durante tanto tiempo, usar cremas y cremas día tras día y fajas…. O simplemente no mostrar nuestro cuerpo si no tiene la complexión, forma, color, textura, etc.

En lo personal me siento avergonzada porque esto no sólo sucede en Estados Unidos ni es un hecho aislado, esto nos sucede en nuestro día a día, con nuestras familias, en nuestros trabajos, en la calle. A veces nos sentimos avergonzadas po no tener ese cuerpo de 10 que todos esperan que tengamos… Que nosotras mismas esperamos tener. Vivimos bajo una presión de años y años que nos hacen cubrirnos para “no pasar vergüenzas” o “no enseñar mis pellejos”, siendo jóvenes, siendo madres, estando embarazadas, siendo adultas, incluso siendo viejitas. Vivimos a expensas de cómo nos vemos físicamente, cuando en realidad debemos comenzar a peguntarnos cómo nos vemos por dentro, qué somos y cómo cuidarnos primero interior y emocionalmente.

Existe ese dicho que parece una utopía, “para cambiar al mundo debemos comenzar por cambiar nosotros mismos” y claro que es complicado pero estoy complemente segura que si comenzamos a vernos a nosotras mismas con otros ojos, con ojos de amor, con ojos de aceptación, podremos defendernos como Lexi y caminar con la frente en alto.

Cuando estaba embarazada le tenía pavor a las estrías y me salieron cientos de ellas. Mi vientre parecía que tenía un árbol con las raíces de fuera tatuado y aprendí a amarlo, tanto que cuando mi bebé nació extrañaba verlas tan claras y tan formadas.

Nadie me dijo que tendría una panza de globo durante varios meses, una panza que sentía jamás desaparecerá, que no quería que se quedara así… Si comenzamos a aceptar que nuestro cuerpo creó vida y que la mantuvo durante 9 meses dentro de ti… Es lógico comprender que falta más tiempo para que esas cosas vayan desapareciendo.

¿Y qué pasa si no desaparecen?

Sisy Garza, una entrenadora de pilares que admiro mucho, tiene un cuerpo perfecto… Porque lo ama tal cuál es, con estrías, con marcas de sus embarazos, marcas de purito amor.

 

Proyecto Postpartum, creado por las españolas Gi de Paraelbebé y Paula Pellicer nació con la idea de enseñar a mujeres reales, con cuerpos reales, con efectos postparto a reales y comúnes, para que poco a poco, en tribu y acompañadas, comencemos a aceptar nuestros cuerpos como son y aceptarlos con amor… Tal cuál lo ven nuestros hijos.

image

Poco a poco voy aceptando mi cuerpo tal cuál es. Y entre todas, sanamos poco a poco y aceptamos que la belleza es diferente y que cada mujer es hermosa como es. Y cada madre también. Dar vida es maravilloso y los resultados también lo son, porque son una muestra de todo lo que hemos hecho por ellos.

Foto Post parto en Shutterstock
El cuerpo post parto
Etiquetado en:    

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *