CDMX | hola@vaniahernandez.com
Apoyar la lactancia materna no me hace denigrar a las madres que dan fórmula láctea.

Durante el marco de la Semana Mundial de la Lactancia Materna, junto con 15 blogueras más, lancé la campaña “Sincerando la lactancia”. En la que se expuso a manera de documental las vivencias que cada una tuvo durante esta etapa, para así sincerar la lactancia, llegar a diferentes mujeres y que todas tuvieran oportunidad de reflejarse e identificarse con alguna de nosotras.

Había mamás con lactancias hermosas mamíferas y disfrutables, otras que le sufrieron mucho, había lactancias mixtas y exclusivas, otras que duraron 12 meses y otras que ya iban para los dos o tres años. Había educadoras y asesoras de lactancia y doulas. La variedad fue una de las cosas tan mágicas que tenía esta campaña. Y la idea siempre fue respetar todas las lactancias, pero impulsar y apoyarla, a partir del conocimiento y la información verdadera.

VIDEO OFICIAL SINCERANDO LA LACTANCIA

SINCERANDO LA LACTANCIA. De acuerdo con un reporte de la UNICEF, en 2016, tan solo el 30.8% de las mujeres amamantó en México.La desinformación, mitos y falta de apoyo del personal de salud, familiares o círculo cercano pueden generar que una lactancia no tenga el éxito buscado por la madre y que los infantes no reciban todos los beneficios de la leche materna.Es importante que trabajemos en alianzas para promover, defender y apoyar la lactancia materna, para que todos los bebés la puedan recibir y las madres se sientan contenidas y empoderadas para poder realizarla.#SincerandoLaLactanciaGracias a todas las colaboradoras, síguelas y comparte con nosotras cómo fue tu lactancia: Ahora que soy mamáAprendiendo A Ser Madre por Rosa Calderón Apuntes de MamáCaves GirlsCharlas de mamásMamá descubre el mundoMamá y maestraMaternidarksMaternidad ContinuumMommy LifeNaturalmente ClauPresente PerfectoTips de madreSeahorse BabyUna mamá millennialVida Láctea

Posted by Mommy Life on Tuesday, August 1, 2017

Y aún así recibí bastantes comentarios de crítica y ataques hacia la campaña, por criticar a las madres que daban fórmula, por hacerlas sentir mal porque ellas no pudieron dar leche materna y ver ese tipo de campañas era como un ataque a sus personas y sus maternidades.

No lo es, defender la lactancia no es atacar a las personas que dan fórmula láctea.

Partamos desde el principio, la lactancia materna es lo mejor para los bebés.

Cualquier bebé, el tuyo, el mío, el de tu vecina, el hijo del príncipe de Inglaterra o el de la señora que vende chicles en la calle. Los beneficios de la lactancia materna no se basan de acuerdo a tu clase socioeconómica o tu profesión. La lactancia materna es lo mejor. Eso es un hecho.

Los principales componentes de la leche materna son: agua, proteínas, hidratos de carbono, grasas, minerales, hierro y vitaminas. También contiene elementos traza, hormonas y enzimas. La leche materna contiene un 88% de agua y su osmolaridad semejante al plasma, permite al niño mantener un perfecto equilibrio electrolítico. Fuente: Unicef Chile, 1995

Los bebés sobreviven y prosperan porque la leche materna es alimento, medicina y comunicación. Para los niños pequeños, la leche materna es una dieta completa que proporciona los componentes necesarios para sus cuerpos, que modela sus cerebros, es el combustible de su actividad. Fuente: Katie Hinde, Ted Talk

La leche materna contiene, además de todo lo que mencioné arriba, hormonas de la mamá, carbohidratos y azúcares para las buenas bacterias que no digieren los bebés, antinflamatorios, antibioticos, etc.

Todas las fórmulas lácteas (excepto la de soya) son preparadas a partir de la leche de vaca. Al paso de los años, las farmacéuticas encargadas de crearlas, han ido modificando y agregando componentes (de manera artificial por supuesto) que se han encontrado en la leche materna para poder imitarla, aunque se sabe que está completamente lejos de ser muy parecida. La leche materna es un fluido vivo, y al igual que el plasma o la sangre, contiene elementos bioactivos irreemplazables.

El problema con la fórmula láctea (por mencionar algunos) es que no ayuda a la maduración de las bacterias buenas, proviene de la vaca y las proteínas de ésta son my grandes y de difícil digestión, lastima el tracto digestivo y es muy pesada. Además la beta-lactoglobulina, porción proteica más importante del suero en la leche de vaca, tiene un gran potencial alergénico. La hipersensibilidad a la leche de vaca es responsable de al menos el 20% de las alergias infantiles (Gerrard, JW: Allergy in infancy, Allerg. Pediatrics Ann 3:9 Oct. 1974), debido a que la mucosa intestinal del lactante no tiene un mecanismo que impida el paso de proteínas enteras a la sangre. Se ha encontrado anticuerpos en la sangre y en las deposiciones de niños alimentados con leche de vaca. (Fuente: Manual de lactancia para profesionales de la salud, UNICEF)

La lactancia materna es el mejor alimento que le podemos dar los bebés y es nuestra responsabilidad como profesionales que están con madres y padres informar de los beneficios de ésta, ayudarlos y apoyarlos para que nadie se robe sus lactancias por conflictos de interés o porque es más fácil recetar una fórmula láctea que componer una lactancia.

Las lactancias deben ir acompañadas de profesionales médicos o de lactancia, informados y actualizados en el tema y deben ser capaces de notar algún problema. Profesionales que busquen el bien común y no el bien de su bolsillo. Profesionales que sepan de lo que están hablando y ayuden a solucionar problemas, grandes o pequeños.

También se necesitan familias informadas, con determinación y empoderamiento.

Pero eso se torna difícil cuando la sociedad y el mundo en que vivimos nos orilla e invita a dejar de amamantar, criticando nuestra lactancia, diciéndonos que nuestra leche ya no sirve o que ya existen fórmulas mejores que la leche materna.

La alimentación es algo tan imprescindible para la supervivencia de un recién nacido, y no sabemos nada. Es a todo nivel, cualquiera que se maneje con una mamá lactante. Estamos todos mal educados en este tema. Decimos y hablamos de cosas sin tener evidencias concretas. Al final destrozamos a la mama durante la lactancia, la minimizamos, le sacamos todo el poder. (Fuente: Milk)

Para que poco a poco, vayamos eliminando los mitos que rodean a la lactancia y vuelva a ser tan normal como siempre lo ha sido. La lactancia nos ha mantenido con vida durante generaciones. La naturaleza no se equivoca.

Lo repito: en este blog no satanizamos la fórmula.

Pero una lactancia que avanza normal NO NECESITA FÓRMULA. Un bebé de dos horas de nacido que requiere el calostro de su madre NO NECESITA FÓRMULA. Un bebé que es alimentado a libre demanda y moja los pañales adecuados dependiendo de la edad que tenga NO NECESITA FÓRMULA. Una madre a la que permitieron alojamiento conjunto y piel a piel inmediatamente al nacer, que fue apoyada y asesorada en lactancia, que fue respetada y valorada durante la primera hora de vida de su bebé, la llamada hora sagrada, NO NECESITA DAR FÓRMULA. Una madre informada, sabiendo qué puede pasar, qué es normal y qué no, NO NECESITA DAR FÓRMULA.

La fórmula láctea es un negocio donde se han visto afectados millones de niños y adultos, los resultados a largo plazo de la fórmula vs la lactancia son reales, hay muchísima evidencia científica al respecto. La lactancia es un derecho y como tal debe ser defendido y promovido, aunque haya casos de mujeres que en realidad necesitan apoyo con fórmula porque no producen lo suficiente, este porcentaje es menor al 3%.

Desde 1948 que la OMS fue establecido El Código Internacional de Comercialización de Sucedáneos de Leche Materna mortalidad infantil se redujo dramáticamente, pero hay un cambio en el tipo de muertes que vemos actualmente. Si bien hay una reducción relacionada con muertes infecciosas ahora hay más muertes debido a enfermedades crónicas. Muchos niños menores de 5 años no sobreviven.

Hay muchas formas de parar esta epidemia. Una de ellas es comenzar con una buena nutrición desde el comienzo. Una buena nutrición es una medida preventiva para toda la vida, Pero particularmente en el primer periodo de vida, desde la concepción. La buena nutrición se inicia con un buen comienzo de la lactancia. Es más barato prevenir que curar. (Fuente: Milk)

Para más información te invito a ver el documental Milk:

https://itunes.apple.com/us/movie/milk/id1092792235

La lactancia siempre es el mejor alimento que puede recibir un niño. Y no, al decir esto no estoy denigrando ni haciendo menos a las madres que dan fórmula, solo es un hecho.

Foto Alimentación con fórmula en Shutterstock
Apoyar la lactancia materna no me hace denigrar a las madres que dan fórmula láctea.
Etiquetado en:            

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *