CDMX | hola@vaniahernandez.com
Agitación de la lactancia

Estoy llorando después de terminar esta última toma de leche, fue una de las peores. Llevaba dormido 15 minutos, yo estaba al lado de él trabajando en la computadora, justamente para que me oliera y sintiera y no se despertara pronto. Lo hizo. Me pidió leche, con dolor en mi alma, me baje la parte de arriba del vestido que traía y le di. Empezó a tomar leche y no tenía el celular a la mano para distraer mi mente de la toma. Me puse a ver el techo y solo sentía su boca envolviendo mi pezón, succionando a cada segundo. Con su otra mano tocó mi otro pezón, rasgándome con sus pequeñas uñas… por un momento deje de sentirlo, deje de sentir a mi hijo y a su vez sentía algo completamente ajeno, algo alejado de la realidad. Sentía otras manos, otro olor, otra piel… era como si alguien más me estuviera tocando, sin mi consentimiento. Empecé a llorar, me sentía desnuda, me sentía chiquita, me sentía violentada. A lo lejos escuchaba mi propia voz que decía “Es tu mente, son tus hormonas, es la culpa, es la agitación… No es real lo que sientes, es tu hijo, es tu bebé, calma, piensa en otra cosa…”. Pero no pasaba, no se acababa, ni la toma ni los pensamientos y sentimientos. Siguió “sintonizando radio teta” y de manera impulsiva, quité su mano de mi pezón y regresé a este mundo. Se salieron las lágrimas con más intensidad, llenas de culpabilidad y tristeza. ¿¡Por qué a mi, por qué siento esto, por qué no lo puedo disfrutar como antes, dónde quedó mi lactancia hermosa, dónde quedó el disfrute, quién me lo robó!?

Desde hace varias semanas algo cambió dentro de mi, comencé a sentirme muy rara cuando llegaba la hora de la lactancia. Comencé a tener la necesidad visceral de hacer otras cosas mientras amamantaba a mi hijo, después durante cada toma imaginaba todo lo que podría estar haciendo si no estuviera echada con mi hijo amamantándolo. Siguieron sentimientos horribles, uno peor que otro. Sentía que debería apurarse más a tomar leche, a veces se la negaba, otras lo distraía con algún juego o la tele para que no tomara. Cuando comenzaba a querer sintonizar “radio teta” (agarrar un pezón con sus deditos y estimularlo) me molestaba mucho y sentía la necesidad de quitarle la mano de la manera más veloz posible. Cada uno de los sentimientos ha ido en aumento. Y es el sentimiento más extraño del mundo para mi. Amo amamantar a mi hijo, amo nuestra lactancia, amo darle teta, pero en ocasiones lo odio, siento repulsión y quisiera salir corriendo. -Vania Hernández

vania hernandez doula post parto_agitacion de lactancia 2

¿Qué es la agitación de lactancia?

La agitación de lactancia (del término en ingles breastfeeding aversion o breastefeeding agitation), se refiere los sentimientos de rechazo visceral que salen repentinamente en la madre lactante hacia su hijo, combinada con ganas de extremas de apartarlo del pecho y culpabilidad.

No hay alguna razón aparente o conocida ya que no existen estudios o evidencia científica al respecto. Solamente algunas publicaciones anecdóticas (como este post y varios otros encontrados en la red en varios idiomas), además de algunos libros que hacen referencia o narran la experiencia y un único estudio realizado. (Para ver estas publicaciones llega al final del post).

Las mujeres pueden tener agitación de amamantamiento en cualquier momento de su lactancia, desde alimentar a un bebé recién nacido hasta alimentar a un bebé mientras se está embarazada o en tándem (dos o más niños). La agitación tiene diferentes duraciones y severidades que son diferentes para cada madre. Algunas mujeres experimentan agitación una vez, mientras que otras constantemente y en cada toma. Los sentimientos de enojo e irritabilidad, junto con las sensaciones de comezón en la piel mientras el bebé está pegado, y la necesidad urgente de quitar al bebé que está tomando leche son los sentimientos comúnmente experimentados. La vergüenza y la culpa por estos sentimientos de ira y por querer destrabar al niño también son comunes. (Fuente: Breastfeeding avertion and agitation)

Algunos sentimientos y pensamientos que pasan por la cabeza son:

  • Enfado, agitación, disgusto / auto-disgusto, irritabilidad, rabia, comezón, vergüenza y culpa (generalmente después)
  • Querer ‘huir’ para no alimentar al bebé
  • Impulso abrumador de dejar de amamantar
  • “Sentirse atrapada” o algo así como un prisionero
  • Querer ‘pellizcar’ al bebé o al niño para que dejen de amamantar
  • Pensamientos y sentimientos sobre ser “tocada”

(Fuente: Kelly Mom)

¿Cómo saber si simplemente estoy agotada o tengo agitación?

El cansancio extremo puede llegar a confundirse cuando no tienes o has tenido agitación. Creo honestamente que las que hemos vivido esos sentimientos, podemos explicar un poco más al respecto. Si bien cuando te sientes frustrada, cansada, agotada y hasta un poco harta quisieras olvidarte de la lactancia por unos minutos, no sientes repulsión, disgusto… Amamantar teniendo agitación es como una tortura, una tortura de la que no puedes alejarte, sentir ansiedad, estrés, enojo e incluso ganas de alejarlo, empujarlo, quitarlo o pellizcarlo cada vez que tu hijo amamanta es un claro sentimiento, que se difrerencia claramente de solamente no querer hacerlo en ese momento o necesitar dormir un poco más.

El blog Mama milk No chaser dedica un post buenísimo a la agitación. Te lo recomiendo de verdad.

 

Algunos otros testimonios:

“La agitación ha sido una de las peores sensaciones que he experimentado. La primera vez mi hijo tenía como 5 meses. Las demás un poco más grande. Ahora tiene 2 años 2 meses y a veces la siento. Quisiera arrancarlo de mi pecho o aventarlo y salir huyendo. Quisiera arrancarme la piel o salir de mi cuerpo y lloro por ansiedad y frustración pero a la vez por experimentar esas sensaciones. Cuando le conté a mi esposo juró que le quería hacer daño a mi hijo y se asustó y me decía “¿Pero por qué lo quieres aventar?”
Una vez en una toma de la madrugada me solté llorando horrible, solo de acordarme me entra esa sensación de desesperación por todo el cuerpo.” -DR

 “Es una sensación horrible, es desesperante y frustrante, odias el momento de estar allí lactando, y te sientes culpable porque tu pequeñito no tiene la culpa. En mi caso comenzó en mi segundo embarazo como en el 3er mes, mi nena tenía como 13 meses y todo esto aunado a que me empezó a encajar los dientes. Es insoportable, sí los quieres aventar y sientes cada una de las succiones en tu cabeza, a mi me llegaba a doler y tenía ganas de vomitar, hasta como gastritis sentía de coraje, pero al final seguimos con lactancia en tándem, aún a veces la siento, solo con ella ,con mi RN no, pero me distraigo en el cel y hago que termine pronto.” -CR

“Se siente horrible y te sientes la peor madre del mundo por querer hasta aventar a tu bebe, me sentía desesperada, al grado de que en ocasiones golpeaba la orilla de la silla/pared o algo que tuviera a la mano sin hacerle daño a mi bebé, pero otras (especialmennte en la noche) era tanta mi desesperación que dejaba llorando a bebé (con su papá) y me sentía harta de todo y todos, posteriormente me deprimia por sentirme lo peor. Poco a poco fue mejorando, especialmente cuando fue reduciendo las tomas nocturnas. Le decía (a veces) a mi esposo cómo me sentía pero no entendía y yo tiempo después supe por qué y a qué se debía cómo me sentía.” -PO 

 

“Sentía mucha repulsión, una necesidad real y desesperante por quitármelo de encima. Sentía tipo cosquillas en el pezón pero no era nada agradable. Incluso ahora que ya lo desteté por completo, de repente que se acuerda y me pide, neta nada más de imaginarme volvérmelo a pegar a la boob hasta me pone de mal humor. Era algo que de plano ya no toleraba, ni aunque fuera un minuto. Y era feo porque como no me podía contener la repulsión, me desesperaba con él, lo retiraba y lloraba. En fin. Aunque ahora todavía no se le olvida por completo, soy mucho más feliz de ya no darle y por nada del mundo le volveré a dar. Ya no hay marcha atrás.” -KA
“Mi agitación comenzó a los 12 meses (ya llevo casi 17 meses de lactancia), empece con demasiada sensibilidad en los pezones (no estaba ni estoy embarazada) después comenzó la rabia porque no sé “apuraba” a tomar mi hija la leche, pero lo que ya confirmó fue la ansiedad y el rechazo al comenzar una nueva toma. Me entraba un ataque de ansiedad horrible donde quería alejar a mi hija y me sentí la peor madre porque nadie te prepara y si lo expresas en muchas ocasiones en lugar de encontrar apoyo sólo te hacen sentir peor, uno se siente tan culpable y también se siente asfixiada, cada toma te hace sentir irritada y en lugar de disfrutar la lactancia te hace querer cortarla de tajo. Ahora mientras amamanto veo algún capítulo de serie y cuando me siento sobrepasada mi esposo se encarga de ayudarme con la nena para así poder sentir menos ansiedad o desesperación.” -FC

Lloraba de sólo pensar que ya quería o se acercaba su toma -FC

Ganas de huir y zarandear a mi hija. -KZ
Sentía mucho dolor, sensibilidad y algo así como una sensación de “nadie me toque” Llegué a sentir repulsión y mucha agresión. Pero en lugar de dar lugar a la culpa trate de aceptar que para nosotros la lactancia ya había terminado. -SA
Mi me pasó con mi primera hija cuando estaba embarazada de mi segundo, como de 2-3 meses. Decidí terminar con la lactancia porque tampoco aguantaba que me tocara el pezón y me ponía de súper mal humor. Al principio traté de alargarlo contando o cantándole una canción y que solo tomara mientras durara la canción, pero tampoco me funcionó. Pero al final fueron 2.6 años de lactancia feliz -MI
 
“A mí me pasó en mi segundo periodo tándem, fue una sorpresa pues en el anterior tándem no lo sentí. Tenía ganas de llorar, un poco o mucho ansiosa, cosquillas de las desagradables en genitales, sentimiento de mucha culpa, le atribuía a la salida de dientes al periodo de apego, a mis hormonas, mi humor … cuando de verdad me tome en serio la idea de destetarla y profundice sobre esta herida que me desgarraba, pase el mes y logre salvar mi lactancia y aún la sigo amamantando junto con su hermana de 8 meses.”  -AM

¿Qué se puede hacer? Recomendaciones

  • Mantenerte hidratada: Toma agua durante las tomas pero también en todo el día. Oxigena tu cerebro.
  • Tratar de dormir más y mejor: Sé que parece hasta ridículo pedirle eso a una madre pero es importante que lo intentes. Dormir mejor te da más claridad y te permite analizar mejor las situaciones. Desde cómo actuar hasta cómo vivirlo.
  • Escucha música durante las tomas. Pon tu música favorita y trata de relajarte.
  • Trata de analizar si alguna razón en específico incrementa estos sentimientos: tomas nocturnas, que “sintonice” el otro pezón mientras toma de la otra teta, cuando estas cercana a tu periodo, cuando hay visitas o estás en algún lugar fuera de casa, es muy brusco en el agarre y succión, etc. Analizar te permitirá entender y tratar de resolver.
  • Recuerda la razón por la cuál amamantas. Es my fácil en esos momentos querer destetar y si lo haces, es completamente respetable. Pero si por algún motivo algo dentro de ti te dice que aún no lo quieres hacer, recuerda tus razones y agárrate de ellas.
  • No ignores los sentimientos de repulsión, eso puede causar más estrés y culpabilidad en ti.
  • Distráete: A algunas madres les funciona hacer algo más mientras amamantan a sus hijos, como leer, jugar algún juego en el celular, planear tu semana o menús semanales, haz listas de compras o responde mensajes; inténtalo.
  • Intenta poner límites si es necesario: Habla con tu hijo y limita las horas de lactancia o la duración de cada toma. Si te sientes rebasada, pide ayuda a tu pareja para que te supla en ese momento.

Si nada de esto sirve, haz mejor esfuerzo para abrazarte y caminar con tus emociones confusas y dolorosas. Habla de tus sentimientos con tu doula, asesora o consultora de lactancia. Acércate a un grupo de apoyo. Escribe tus sentimientos  y busca ayuda. No estás sola. Muchas lo hemos o estamos viviendo

También puedes escribirme en mis redes sociales o al mail hola@vaniahernandez.com para que te agregue al chat de apoyo a la agitación, donde habemos doulas, asesoras de lactancia y madres que lo están pasando o lo vivieron.

Publicaciones

Y adicionalmente, como lo menciona la página Breastfeeding Avertion and Agitation, aquí hay otros estudios relacionados que pueden ayudarnos a entender la agitación de lactancia:

  • 17, 53–58.GynaecolAmir, L.H., Dennerstein, L., Garland, S.M., Fisher, J., Farish, S.J., 1996. Psychological aspects of nipple pain in lactating women. J Psychosom Obstet

  • Britton, J.R., Britton, H.L., Gronwaldt, V., 2006. Breastfeeding, Sensitivity, and Attachment. Pediatrics 118, e1436–e1443. doi:10.1542/peds.2005-2916, pe1436

  • Crespi, B., 2014. Medical, ethical and personal dimensions of parent–offspring conflicts. EMPH 2014, 51–53. doi:10.1093/emph/eou008

  • Depression During Pregnancy & Postpartum [WWW Document], n.d. . Postpartum Support – PSI. URL

  • Glynn, L.M., Davis, E.P., Schetter, C.D., Chicz-Demet, A., Hobel, C.J., Sandman, C.A., 2007. Postnatal maternal cortisol levels predict temperament in healthy breastfed infants. Early Hum. Dev. 83, 675–681. doi:10.1016/j.earlhumdev.2007.01.003

  • Grey, K.R., Davis, E.P., Sandman, C.A., Glynn, L.M., 2013b. Human milk cortisol is associated with infant temperament. Psychoneuroendocrinology 38, 1178–1185. doi:10.1016/j.psyneuen.2012.11.002

  • and breastfeedingHaig, D., 2014. Troubled sleep Night waking, parent–offspring conflict. EMPH 2014, 32–39. doi:10.1093/emph/eou005

*Todos los testimonios arriba expuestos fueron recolectados por Vania Hernández y publicados con permiso de cada madre. Los nombres fueron ocultados por privacidad.

Foto Lactancia dolorosa en Shutterstock
Agitación de la lactancia
Etiquetado en:                

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *